Edil de Juchitán: víctima de sí mismo y títere de la corrupción

Edil de Juchitán: víctima de sí mismo y títere de la corrupción

12 enero, 2019 No Por REDACCION

Por: Emily Gto.

Tierra Zapoteca.- La idiosincrasia es el gran agujero negro de la corrupción política en el municipio de Juchitán de Zaragoza, panal que atrae a políticos y a organizaciones de toda clase que se han enriquecido a costa de corromper el Ayuntamiento, y que ahora esperan una nueva oportunidad.

Emilio Montero Pérez, (priista, perredista y ahora morenista) edil de Juchitán, ante su precoz actuar y débil carácter político, no tardo en apuntar y disparar sobre cualquiera, señalando culpables a su triste realidad. La inercia lo ha exhibido como un político manejable, lleno de enconos y frustraciones personales.

Desde su ascenso a la alcaldía zapoteca, su protector Heliodoro Díaz Escarraga lo coloco en el tablero donde el gobierno lo utiliza para golpear a su antecesora Gloria Sánchez López (actual diputada local), quien ha puesto el dedo en la llaga, señalando desde el congreso de Oaxaca los desatinos de la actual administración estatal.

Tras haber ganado la elección municipal, Montero Pérez se vio asediado con las negociaciones de las posiciones en el ayuntamiento. Expuesto por sus pactos políticos y acuerdos de otra índole perdió, y Daniel Gurrión Matías (ex edil) le ganó la partida. El derecho de Daniel Gurrión lo obtuvo al haber traicionado al candidato de su partido (PRI) Hageo Montero, tío de Emilio Montero Pérez.

Según fuentes, Dany Gurrión (hábil priista) le exigió y le arrebató la regiduría de Obras Públicas para su beneficio. A través de esta posición el ex alcalde juchiteco financiará con montos superiores a los 300 mil pesos mensuales a sus medios de comunicación, incluyendo al medio digital propiedad de Emilio Montero. Así los Gurrión dispondrán de los recursos municipales para su gente y por supuesto para revivir los negocios de su familia.

La clase política juchiteca habla y afirma que quien establece las políticas públicas y define los criterios de la alcaldía, ya que Emilio Montero ha demostrado carecer de visión y capacidad para gobernar, es Daniel Gurrión Matías.

Después de las elecciones de Julio, Emilio Montero emprendió una cruzada para enfrentar a sus opositores, aquellos dirigentes que a su juicio traicionaron a su padre Mariano Montero López, supuestamente porque tras la muerte de este, la Coalición Obrera, Campesina, Estudiantil del Istmo (COCEI) no sólo no ayudó a su madre y viuda, sino que, también se desatendió de los huérfanos incluyéndolo a él. De ahí su resentimiento.

Su estatus de ira y encono han permitido que políticos como el priísta Díaz Escarraga, (quien traicionó a la COCEO) aprovechen para, manejar a un Emilio Montero Pérez entregado al gobierno de Alejandro Murat, a quien le ha pedido cobijo para contrarrestar a Gloria Sánchez.

Emilio en realidad nunca trajo la camiseta de Morena, corrió con suerte y se sacó la lotería. Quién no recuerda cómo andaba peleando posicionarse en la dirigencia del PRD. Tres meses antes de las elecciones fue cuando ingresó a Morena y buscó la candidatura.

Emilio Montero también fue secretario municipal, y muy probablemente cómplice de la corrupción de la administración municipal de Saúl Vicente, quien Gloria Sánchez al asumir el cargo de edil, lo acusó de haber dejado al municipio sin un peso.

Ahora que Montero es presidente, ha dicho que la entrega recepción no se dio en forma, no obstante él es el único que lo ha afirmado, ningún regidor a dicho lo mismo, ya que sí hubo entrega de la administración municipal de Gloria Sánchez, lo que no hizo Saúl Vicente, Daniel Gurrión, y todos los ex alcaldes que ha tenido Juchitán, quienes se han robado todo.

Montero Pérez ya lleva varios días frustrado, al no saber qué hacer con el paquete del ayuntamiento. Sus más cercanos lo han visto con una actitud infantil, incluso no se ha presentado a sus oficinas por sus colapsos nerviosos. Argumenta estar en Oaxaca haciendo gestión, pero sólo tiene charlas de café con medios de comunicación para victimizarse y desahogar su impotencia ante sus “enemigos”.

El ejemplo más claro fue esta semana, ya que le pagó a un medio de la capital para complacer su ego, y afirmar que el Congreso había autorizado una auditoría a la ex edil y actual diputada Gloria Sánchez. Lo cual no ha sido confirmado por el congreso local, pero él y sus seguidores la utilizan como bandera de triunfo.

El actual edil de uno de los municipios más violentos del país anda desesperado. No puede con nada, mientras ello ocurre Daniel Gurrión aprovecha la oportunidad y dirige la administración. Daniel es el poder detrás del biombo.

Posiblemente, Emilio Montero si no ha ido a sus oficinas a despachar, o no esta en Oaxaca, andará en Chiapas desahogándose en el que dicen su mayor debilidad (mujeres) acompañado de su amigo y homólogo de San Blas Atempa Antonino Morales Toledo.

– 0 –