En Oaxaca, edil de Juchitán viola reglamentos, ordenanzas y leyes; prefiere culto

En Oaxaca, edil de Juchitán viola reglamentos, ordenanzas y leyes; prefiere culto

27 enero, 2019 No Por admin

A través del tiempo hay evidencia que delincuentes o ignorantes prefieren amparase en las fuerzas sobrenaturales antes de asumir su responsabilidad de sus actos. La clase política actual se ha despegado tanto de la sociedad que cada vez más acude a las bendiciones religiosas, a la influencia que tiene la Iglesia sobre la población para legitimarse frente a los ciudadanos.

En un acto con mucha intensión por desairar a los católicos, sus usos y costumbres, el municipio de Juchitán de Zaragoza en unión con un culto religioso monto un templete dando espalda a la iglesia más representativa de Juchitán, San Vicente Ferrer su santo patrono. Acto que revuelve a gran parte de los ciudadanos de Juchitán de Zaragoza, municipio definido como laico, donde Emilio Montero Pérez en su calidad de presidente municipal, giró oficio, invitó exclusivamente a pastores y congregaciones al culto en una área educativa federal, donde entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo, aunque no es el primero que en los últimos tiempos lo ha hecho en México.

Más allá de la controversia popular, la jurisprudencia precisa en el artículo 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos el principio de la separación del gobierno y las iglesias o cultos, ahí se encuentra la primera violación. El inciso “B” indica que las autoridades no intervendrán en la vida interna de las asociaciones religiosas; Emilio Montero en un documento con fecha de 16 de enero, membretado, sellado por el ayuntamiento, firmado al calce por él, invita a un grupo de culto religioso no católico, para desarrollar un evento en pro de la ciudad que gobierna.

Las faltas que incurre Montero, van mas allá, la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, en el Título Tercero indica que los actos religiosos de culto público se celebrarán ordinariamente en los templos y únicamente podrán realizarse extraordinariamente fuera de ellos en casos especiales previo permiso. Se desconoce la existencia de autorización oficial.

Reconociendo la libertad de credo de los mexicanos, Emilio Montero  violenta flagrantemente otro título de la misma Ley, el Cuarto: “De la Autoridades”, el cual explica que las autoridades federales, estatales y municipales no intervendrán en los asuntos internos de las asociaciones religiosas. No importándole Emilio Montero escribió en el documento “por este medio les hago un llamado a reunirnos… para pedir y orar por nuestro “Dios”…, les hago la cordial invitación para que unidos Autoridad y Pueblo Cristiano clamemos la respuesta de lo que Dios puede hacer…”. Este tipo de actos son un síntoma más de que cada quien crea su ciudad, su país o su estado al antojo y reflejan la falta de referentes legales y éticos de los gobernantes.

Otra norma que Emilio Montero (incluso autoridades escolares) estarían violado es la Ley General de Educación Pública, que en su artículo Quinto indica que la educación que el Estado imparta será laica y, por lo tanto, se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa: En la documental Emilio Montero redacta el lugar y hora del evento municipal: …”en la Explanada del Centro Escolar Federal Juchitán (escuela pública), de esta misma ciudad, el sábado 26 de enero, a partir de la 6:00 pm, junto con su congregación”…

No bastaron intervenciones extranjeras o desastres naturales para que su presidente municipal trate de ignorante a sus gobernados, pisoteando y humillando al heroico pueblo juchiteco. En un fanatismo religioso que simboliza conquista, Emilio Montero Pérez trato de emular con ignorancia, el acto cuando una ciudad se rendía a los pies del conquistador y les entregaba a los invasores las llaves de las puertas de sus murallas, como la rendición de Granada, España en 1492, donde el desafortunado gobernante les entrega las llaves a los Reyes Católicos.

Es cierto  que la entrega de la “Llaves de la ciudad” es una distinción honorífica, que se otorga por parte de una municipalidad a miembros eminentes de una comunidad o a los visitantes ilustres en diversas ciudades. El caso de Juchitán, aunque no cuente con un “Reglamento para el otorgamiento de Distinciones” éstas deben se acordadas en cabildo, en acuerdo con los concejales y no a título personal, “es mi voluntad entregar la llave de la ciudad a nuestro Señor Jesucristo y proclamar delante de todos que Jesucristo es Señor de Juchitán”.

Por mencionar, el Reglamento para el otorgamiento de distinciones del H. Ayuntamiento del Municipio de Oaxaca de Juárez, nos describe en su capítulo Disposiciones Generales, Artículo Primero, “El presente reglamento tiene por objeto regular el otorgamiento de distinciones en el Municipio de Oaxaca de Juárez, a las diferentes personalidades que se hayan distinguido y se distinguen por sus aportaciones culturales, científicas y sociales en beneficio de este municipio, o que de manera ocasional visiten nuestra entidad” y su Art. 2. Señala “Para los efectos de este reglamento se reconocerán y entenderán por distinciones las siguientes: II. Reconocimiento a Visitantes; a) Visitante Distinguido, b) Llaves De La Ciudad: “Es el reconocimiento público que otorga el Honorable Ayuntamiento a aquél o la persona o personas de reconocida calidad nacional internacional en la actividad a la que se dedica y que visite el Municipio de Oaxaca de Juárez, con el objeto de establecer relaciones comerciales, culturales o sociales que signifiquen un beneficio importante para la capital oaxaqueña.

Por otro lado para este acto “oficial” se tuvo que destinar recursos públicos, para la fabricación de las llaves, además de alquiler del templete, sonorización, sillas, luz pública, logística, etc., lo que representa el desvió de recursos público para un acto de culto religioso, estaría incurriendo en el delito de peculado.

En un trance existencial y casi de burla, en el oficio se lee “2019 año internacional de las lenguas indígenas” y a su calce se escribe la frase de Don Benito Juárez García, quien en su mandato presidencial estableció una república laica, “El respeto al derecho ajeno es la Paz”, Emilio Montero finaliza su texto: “Así pues, les pido (a pastores de la región de Juchitán y el istmo) como Presidente Constitucional de esta amada ciudad su importante participación junto con su iglesia (cristina).

En la misma línea de lo acontecido en Juchitán, otros tres alcaldes de Monterrey, de Guadalupe, Benito Juárez y Ensenada, anteriormente entregaron las llaves de la ciudad a Jesús. Varios vídeos difundidos en Youtube muestran a los ediles en ceremonias separadas haciendo proclamas similares a las de Emilio Montero (que se ve en un video).

Emilio Montero Pérez Presidente Constitucional de la Heroica Ciudad de Juchitán se autoflajela, un sólo acto vasto para demostrar torpeza, ignorancia e incompetencia para gobernar. Pero el asunto supera lo cotidiano, Emilio Montero, rindió culto, lo hizo en su calidad de presidente municipal constitucional violando reglamentos, ordenanzas y leyes federales, a muy su “título personal”.

Referencia legal de actos violatorios:

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

TÍTULO SÉPTIMO – Prevenciones Generales

Artículo 130.- El principio histórico de la separación del Estado y las iglesias orienta las normas contenidas en el presente artículo. Las iglesias y demás agrupaciones religiosas se sujetarán a la ley.

  1. b) Las autoridades no intervendrán en la vida interna de las asociaciones religiosas;
  2. c) Los mexicanos podrán ejercer el ministerio de cualquier culto. Los mexicanos así como los extranjeros deberán, para ello, satisfacer los requisitos que señale la ley;
  3. e) Los ministros no podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. Tampoco podrán en reunión pública, en actos de culto o de propaganda religiosa, ni en publicaciones de carácter religioso, oponerse a las leyes del país o a sus instituciones, ni agraviar, de cualquier forma, los símbolos patrios.

LEY DE ASOCIACIONES RELIGIOSAS Y CULTO PÚBLICO

TITULO PRIMERO – DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 1o. La presente ley, fundada en el principio histórico de la separación del Estado y las iglesias, así como en la libertad de creencias religiosas, es reglamentaria de las disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de asociaciones, agrupaciones religiosas, iglesias y culto público. Sus normas son de orden público y de observancia general en el territorio nacional.

ARTICULO 22.Para realizar actos religiosos de culto público con carácter extraordinario fuera de los templos, los organizadores de los mismos deberán dar aviso previo a las autoridades federales, del Distrito Federal, estatales o municipales competentes, por lo menos quince días antes de la fecha en que pretendan celebrarlos, el aviso deberá indicar el lugar, fecha, hora del acto, así como el motivo por el que éste se pretende celebrar.

Las autoridades podrán prohibir la celebración del acto mencionado en el aviso, fundando y motivando su decisión, y solamente por razones de seguridad, protección de la salud, de la moral, la tranquilidad y el orden públicos y la protección de derechos de terceros.

ARTICULO 29.

Constituyen infracciones a la presente ley, por parte de los sujetos a que la misma se refiere:

  1. -Convertir un acto religioso en reunión de carácter político;

ARTÍCULO 30.-La aplicación de las sanciones previstas en esta ley, se sujetará al siguiente procedimiento:

  1. El órgano sancionador será una comisión integrada por funcionarios de la Secretaría de Gobernación conforme lo señale el Reglamento y tomará sus resoluciones por mayoría de votos;
  2. La autoridad notificará al interesado de los hechos que se consideran violatorios de la ley, apercibiéndolo para que dentro de los quince días siguientes al de dicha notificación comparezca ante la comisión mencionada para alegar lo que a su derecho convenga y ofrecer pruebas; y

TITULO CUARTO – DE LAS AUTORIDADES

ARTICULO 25.-

Corresponde al Poder Ejecutivo Federal por conducto de la Secretaría de Gobernación la aplicación de esta ley.

Las autoridades estatales y municipales, así como las del Distrito Federal, serán auxiliares de la Federación en los términos previstos en este ordenamiento.

Las autoridades federales, estatales y municipales no intervendrán en los asuntos internos de las asociaciones religiosas.

Las autoridades antes mencionadas no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni a actividad que tenga motivos o propósitos similares.

En los casos de prácticas diplomáticas, se limitarán al cumplimiento de la misión que tengan encomendada, en los términos de las disposiciones aplicables.

REGLAMENTO DE LA LEY DE ASOCIACIONES RELIGIOSAS Y CULTO PÚBLICO

TÍTULO PRIMERO – DEL ÁMBITO DE APLICACIÓN Y DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1o. El presente ordenamiento tiene por objeto reglamentar la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

Artículo 3o.- La aplicación del presente Reglamento corresponde a la Secretaría, por conducto de la Subsecretaría y de la Dirección General. Las atribuciones encomendadas a la Dirección General, las aplicará sin perjuicio de que las mismas puedan ser ejercidas directamente por la Subsecretaría.

Son autoridades auxiliares de la Federación en la aplicación de la Ley y el presente Reglamento, las de los gobiernos de los Estados y los Municipios, así como las del Distrito Federal.

TÍTULO TERCERO.-DEL CULTO PÚBLICO

CAPÍTULO I.- De la celebración de actos de culto público

Artículo 27.-Los actos de culto público se deberán realizar de manera ordinaria en los templos o locales destinados para ello, incluyendo sus anexidades, y fuera de estos inmuebles sólo podrán celebrarse de manera extraordinaria, siempre que se presente ante la autoridad el aviso correspondiente.

De conformidad con los artículos 22y 27 de la Ley, dicho aviso podrá presentarse ante la autoridad municipal o delegacional en el caso del Distrito Federal, según corresponda a la demarcación territorial donde se pretenda llevar a cabo el acto de culto público de carácter extraordinario, cuando menos quince días naturales antes de la fecha de su celebración, indicando el lugar, fecha y horario del mismo, así como el motivo por el que éste pretenda celebrarse.

El aviso también podrá ser presentado de manera indistinta ante las autoridades de los gobiernos estatales y del Distrito Federal competentes, o ante la Dirección General. En el supuesto de que se pretendan celebrar actos de culto público extraordinario en inmuebles propiedad de la Nación, distintos de los templos y sus anexidades, el aviso deberá presentarse ante la Dirección General.

De conformidad con el artículo22 de la Ley, las referidas autoridades podrán prohibir la realización de un acto de culto público extraordinario, sólo por razones de seguridad, protección de la salud, de la moral, la tranquilidad y el orden públicos, así como los derechos de terceros, dentro de los diez días naturales siguientes a la presentación del aviso respectivo, salvo causa justificada superveniente.

La resolución que dicte la   se lleve a cabo un acto de culto público de carácter extraordinario, deberá estar debidamente fundada y motivada, la cual deberá ser notificada a la asociación religiosa de que se trate.

Artículo 28.- Las autoridades a que se refiere el artículo 25 de la Ley, no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público, ni participar en actividad que tenga motivos o propósitos similares.

Se exceptúa de lo previsto en el párrafo anterior, al servidor público que asista a título personal a los actos religiosos de culto público o actividades que tengan motivos o propósitos similares.

En dichos actos o actividades, el servidor público en ningún momento podrá ostentarse o hacer manifiesto su carácter oficial, ni actuar en el ejercicio de las atribuciones que legalmente le correspondan.

En caso de incumplimiento a lo dispuesto en este artículo, el servidor público de que se trata, será sujeto de las responsabilidades y sanciones previstas en las leyes aplicables.

LEY DE RESPONSABILIDADES DE LOS SERVIDORES PUBLICOS DEL ESTADO Y MUNICIPIOS DE OAXACA

TITULO PRIMEROCAPITULO UNICODISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1º.

-Esta Ley tiene por objeto reglamentar el Título Séptimo de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, en materia de:

I .Los sujetos de responsabilidad en el servicio público estatal y municipal;

  1. Las obligaciones en dicho servicio público;

III. Las responsabilidades y sus sanciones tanto las de naturaleza administrativa disciplinaria y  resarcitoria, como las que se deban resolver mediante juicio político;

  1. Las autoridades competentes y los procedimientos para aplicar las sanciones a que se refiere esta Ley;

Artículo 2º.Son sujetos de esta Ley, los servidores públicos mencionados en el artículo 115 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca y toda persona que desempeñe un empleo, cargo o comisión de cualquier naturaleza en la Administración Pública Estatal y Municipal, en los Poderes Legislativo y Judicial del Estado y en los órganos públicos a los que otorgue autonomía la Constitución del Estado, así como en aquellos que sean autónomos por la naturaleza de su creación, sea cual fuere la naturaleza de su nombramiento, designación o elección.

Artículo 56.Todo servidor público tendrá las siguientes obligaciones:

VIII.-Observar buena conducta en su empleo, cargo o comisión tratando con respeto, diligencia, imparcialidad y rectitud a las personas con las que tenga relación con motivo de éste;

IX.-Observar respeto e igualdad de trato en el mando y supervisión de sus subalternos, así como abstenerse de incurrir en agravio y/o abuso de autoridad.

Ejemplo del Municipio de Oaxaca de Juárez

“…..REGLAMENTO PARA EL OTORGAMIENTO DE DISTINCIONES DEL H. AYUNTAMIENTO DEL MUNICIPIO DE OAXACA DE JUÁREZ.

CAPÍTULO DISPOSICIONES GENERALES:

Art. 1.El presente reglamento tiene por objeto regular el otorgamiento de distinciones en el Municipio de Oaxaca de Juárez, a las diferentes personalidades que se hayan distinguido y se distinguen por sus aportaciones culturales, científicas y sociales en beneficio de este municipio, o que de manera ocasional visiten nuestra entidad.

Art. 2.Para los efectos de este reglamento se reconocerán y entenderán por distinciones las siguientes:

  1. RECONOCIMIENTO A VISITANTES
  2. a) VISITANTE DISTINGUIDO…………..
  3. b) LLAVES DE LA CIUDAD Es el reconocimiento público que otorga el Honorable Ayuntamiento a aquél o la persona o personas de reconocida calidad nacional internacional en la actividad a la que se dedica y que visite el Municipio de Oaxaca de Juárez, con el objeto de establecer relaciones comerciales, culturales o sociales que signifiquen un beneficio importante para la capital oaxaqueña.

Este reconocimiento constará de una “llave” con una placa que llevará impresa la leyenda “Llaves de la Ciudad de Oaxaca de Juárez”. También se entregará junto con las llaves un documento en el que se haga constar la entrega de dicho reconocimiento. Así mismo el Honorable Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez tendrá un libro en el que toda persona que reciba las “Llaves de la Ciudad” estampe su firma y se haga constar la entrega..”