Mamá, no tienes que ser perfecta, así te amo

Mamá, no tienes que ser perfecta, así te amo

10 mayo, 2019 No Por REDACCION

Por Lynda Vega

El Día de la Madre es la segunda fecha comercial más importante del año en el país, después de la de navidad y del día del amor y la amistad. Por tanto, es el día más esperado por los comerciantes, restaurantes y de los almacenes de cadena en general. Aunque hay un gran número de familias que celebran en casa, esto no implica que no exista algún gasto excesivo.

No todos los países celebran el Día de la Madre en el mismo día. En los países Europeos se homenajea a las madres el primer domingo de mayo y en países de Latinoamérica, la fecha también varía. Aquí en México esta celebración se lleva a cabo hoy 10 de Mayo. Se decidió esta fecha gracias a la instancia del periodista Rafael Alducín en el periódico “Excélsior” el 13 de abril de 1922 de aquel año fue celebrada por primera vez la fiesta.

Pero con el tiempo, la celebración fue perdiendo el sentido significativo y se convirtió en un día lucrativo para los comerciantes, principalmente para los que vendían claveles blancos, la flor que simboliza a la maternidad.

La mayoría de nosotros empezamos a leer con la famosa frase “mi mamá me mima” y no existe mejor ejemplo de esta realidad que como hijos recibimos de nuestros padres. La maternidad: es el más sublime misterio. Si hay un rasgo que sobresale en una madre, es su capacidad de amar y entregarse en forma generosa y desinteresada en el bien de sus hijos. Es un don, una aptitud especial por ser portadora de vida.
La sociedad moderna se ha puesto un tanto exigente con las madres: deben ser las “entrenadoras de sus hijos, las mejores esposas, también competentes y brillantes en sus puestos laborales, deben verse arregladas, bonitas, y ¡en forma! Ah, y las casas siempre en orden…Las “súper mamás” de hoy se sienten agobiadas y estresadas.

Estas condiciones han hecho que las mujeres se vuelvan fuertes, duras, implacables al momento de ejecutar sus tareas diarias olvidando la esencia natural y femenina de amor y ternura. Por consiguiente, date el permiso de sentir cansancio, o aceptar que has tenido un mal día, o que te has equivocado, “llora” aparentemente sin tener razón. El mundo no se acabará, y si sentirás un gran alivio de saber que eres completamente normal. Después, respira profundo y con solo ver a tu familia, te llegara de inmediato una recarga de fuerzas. Confía en ti, en tu esencia femenina, en tu don.
Deja la utopía de la “superwoman” en la sociedad de consumismo en la que estamos inmersos y vive de una forma sana, feliz, sin miedo al que dirán soltando cadenas sociales y culturales.

El mes de mayo es un gran pretexto para hablarle a la mujer real, aquella que lucha por sacar adelante sus proyectos y ambiciones en todos los aspectos de su vida. Olvida esa famosa frase de que: “si no es madre no se realizó como mujer”. Sin embargo en estos tiempos el amor y la ternura deben ser ejes de nuestra vida aplicados en cualquier ser vivo.
No hay que tener miedo a la transformación y al aprendizaje personal. A superar limitaciones y potencializar nuestras capacidades como seres idóneos para dar vida y romper paradigmas.