Espontánea califica como “vergüenza ajena”homenaje exprés del gobierno local a Toledo

Espontánea califica como “vergüenza ajena”homenaje exprés del gobierno local a Toledo

6 septiembre, 2019 No Por REDACCION

Con el rechazo de la familia Toledo de sumarse a tal acto y el reclamo de una espontánea que calificó el evento como una “vergüenza”, esta tarde el Gobierno del Estado en compañía de autoridades federales, rindió un homenaje exprés al maestro Francisco Toledo, quien murió la noche del jueves en la ciudad de Oaxaca.

Lo que se esperaba que fuera un acto en el que se enalteciera durante varios minutos el legado del pintor juchiteco, parecido a los 79 años víctima de cáncer, término siendo un evento de menos de cinco minutos de duración.

El acto fue encabezado por el gobernador de la entidad, Alejandro Murat; la secretaria de Cultura del gobierno federal, Alejandra Frausto; la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lucina Jiménez; la subsecretaria de Desarrollo Cultural, Mariana Núñez; la secretaria de las Culturas de Oaxaca, Adriana Aguilar, y la titular del DIF estatal, Ivette Morán de Murat.

Los funcionarios arribaron al teatro “Macedonio Alcalá” después de las dos de la tarde y tras la exhibición de un video con imágenes y fragmentos de una entrevista hecha a Francisco Toledo y la entonación del Dios Nunca Muere, se retiraron del lugar sin hacer pronunciamiento alguno.

Ante la sorpresa de los asistentes, que no alcanzaron a llenar el aforo del teatro, por la brevedad del acto y cuando las personas comenzaban a abandonar el sitio, una mujer que se negó a revelar su nombre, pero que se dijo seguidora de los trabajos y acciones sociales de Francisco Toledo, comenzó a gritar consignar en contra de los organizadores del homenaje, a los que acusó de haberse valido de la fama y la reputación del artista para ganar dividendos políticos a su favor.

La mujer comenzó a lanzar consignas al interior del teatro, pero luego se dirigió detrás del gobernador, Alejandro Murat, lo alcanzó cuando abordó la camioneta en la que se trasladaba, y continuó gritando que todo había sido una “vergüenza ajena”.

“Vergüenza ajena sobre el luto de un pueblo; vergüenza ajena sobre la memoria del maestro, eso es. Vergüenza ajena sobre la muerte de un hombre honesto, eso es…”

“A mí me da vergüenza ajena sobre el luto de un pueblo, sobre la memoria de un gran hombre que nos dio tanto, que se lo ganó con su propio trabajo; fue su dinero lo que nos entregó. Hemos sido nosotros objetos de la vergüenza. Venimos aquí a tirar nuestro tiempo para montarles un escenario; eso, si a ustedes no les da vergüenza ajena es porque están ciegos o no tienen criterio, y yo como cualquier oaxaqueño que de verdad ame a esta ciudad, estamos en luto”, dijo.

–¿Usted es seguidora del maestro Toledo; usted es familiar de Francisco Toledo?

–Soy una ciudadana de esta ciudad, que como cualquiera debería de sentir un enorme agradecimiento por este gran hombre…

–¿Es parte de su familia?

–No, señor.

–¿Conoció de cerca al pintor?

–¿Ustedes no lo conocieron de cerca? Todos los que vivimos en esta ciudad lo conocimos de cerca. Fuera como artista, defensor de la ciudad, defensor de sus tesoros…