En 2018, Murat elevó la deuda pública de Oaxaca en más de 6 mil mdp con “refinanciamientos”

En 2018, Murat elevó la deuda pública de Oaxaca en más de 6 mil mdp con “refinanciamientos”

14 octubre, 2019 No Por REDACCION

Juan Carlos Zavala

En un año, el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa elevó la deuda pública a corto y largo plazo del estado en un 59.33 por ciento a través de refinanciamientos o “reestructuración de la deuda”, según un informe de la Secretaría de Finanzas a la 64 Legislatura del Congreso del Estado.

El reporte con corte al segundo trimestre de 2019 – junio de 2019 – revela que estos refinanciamientos provocaron que la deuda se elevara en más de seis mil millones de pesos; lo grave, es que los pasivos adquiridos por el mandatario estatal supuestamente para subsanar la falta de liquidez para algunas dependencias o secretarías no son utilizados.

Además, se advierte que el nivel de endeudamiento dejado por la anterior administración encabezada por Gabino Cué Monteagudo de alrededor de 14 mil millones de pesos, no se ha reducido; al contrario, se ha incrementado.

Mientras que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP) coloca a Oaxaca entre las ocho entidades del país que presentan un nivel de endeudamiento en “Observación”; el resto de estas son Coahuila, Chihuahua, Quintana Roo, Nuevo León, Sonora, Nayarit y Baja California. Esto significa que el límite de endeudamiento adicional del gobierno oaxaqueño se redujo hasta un cinco por ciento de sus ingresos de libre disposición.

De acuerdo con el informe de avance de gestión financiera de la Secretaría de Finanzas, la deuda pública neta ascendía al 30 de junio de 2018 a nueve mil 276 millones 532 mil 110 pesos y para el 30 de junio de 2019 se elevó a 15 mil 364 millones 113 mil 36 pesos; es decir, una variación porcentual de poco más de 59% o en números absolutos, de más de seis mil 87 millones de pesos.

La “trampa”, explica la diputada local María de Jesús Mendoza Sánchez, está en lo que las autoridades estatales llaman “reestructuración”.

Por ejemplo, en 2018 el gobierno de Oaxaca tenía una deuda a corto plazo de dos mil 263 millones 850 mil pesos con las instituciones financieras Interacciones, Scotiabank, Multiva, y Banorte, la cual aparece liquidada o pagada pero a través de la contratación de más deuda con montos que oscilan entre los 39 millones a los 870 millones de pesos, con los mismos bancos. Estos refinanciamientos elevaron en 2019 la deuda a corto plazo en dos mil 488 millones 500 mil pesos; un incremento de 5.7 por ciento.

Lo mismo ocurre con la deuda a largo plazo. En junio de 2018 ascendía a siete mil 12 millones 682 mil 110.05 pesos y un año después, en junio de 2019, subió a través de refinanciamientos a 12 mil 875 millones 613 mil 36.3 pesos; un aumento de más de cinco mil 862 millones de pesos, 76.6% más.

Las leyes de Contabilidad Gubernamental, de Disciplina Financiera y de Ingresos, establecen que únicamente se recurre a la deuda pública de corto plazo para subsanar la falta de liquidez o recursos a causa de los retrasos en la ministración del presupuesto federal o porque no se han cobrado impuestos o derechos; además, señala que esos pasivos deben pagarse el mismo año en que fueron adquiridos, antes de que concluya el ejercicio fiscal.

Sin embargo, lo que ha hecho el gobierno de Oaxaca es que la deuda a corto plazo la reestructura y, al mismo tiempo la elevan.

“Por poner un ejemplo, no aparecen los mil 500 millones del préstamo que se tenía con Banorte porque aparece como pagada; pero en realidad está difuminado en varios préstamos más pequeños que al final si revisamos los datos de la deuda que se tenía el año pasado con la que se tiene ahorita, la deuda es mayor. Simula pagarlos contratando otros créditos más pequeños”, explica la diputada María de Jesús Mendoza.

Otra de las irregularidades que arroja el informe, detalla la legisladora, es que la deuda a corto plazo se está contratando para subsanar la falta de liquidez en las secretarías de Cultura y Artes de Oaxaca (Seculta), Turismo (Sectur), Salud (SSO) y de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial (Sinfra); así como para el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO) y el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Pero algunas de las dependencias al 30 de junio de 2019, afirma, no habían aplicado un solo peso del dinero que se obtuvo para ellas a través de préstamos con instituciones financieras, por lo que es absurdo pagar intereses por deuda pública que no se ejerce.

“Por un crédito bancario los intereses que está cobrando oscilan entre un 13 y un 20 por ciento, dependiendo el tipo de préstamo. Pero vamos al promedio de 15 por ciento, si estamos hablando de una deuda de mil 500 millones de pesos, al año se pasan 150 millones de pesos en intereses”, advierte la legisladora.

Una tercera irregularidad que se detectó en el informe de la Secretaría de Finanzas, de acuerdo con María de Jesús Mendoza, es que la ley de Disciplina Financiera señala que cuando se tienen ingresos extraordinarios, el 50% de esos recursos tienen que ser utilizados para el pago de deuda y el resto para proyectos de inversión. El gobierno del estado no lo hace así, tienen ingresos extraordinarios y lo gastan en proyectos de inversión y en gasto corriente.

La diputada informa que ha presentado una iniciativa de ley para prohibir que el gobierno de Oaxaca reestructure la deuda pública a corto plazo, dada su naturaleza que consiste únicamente en subsanar la falta de liquidez y la cual debe pagarse el mismo año en que fue adquirida

Murat disfraza con un Fideicomiso deuda pública de Oaxaca de más de 11.8 mil mdp

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, adquirió una deuda pública para el estado por 11 mil 855 millones 440 mil 833 pesos a través de la creación de un fideicomiso creado el cinco de noviembre de 2018.

Dos días después de creado el fideicomiso, el mandatario contrajo la deuda a través de este instrumento con la institución financiera Santader y con Banobras; el primero, el seis de noviembre de 2018 y tres créditos más el siete de noviembre de 2018.

Este instrumento fue creado ante el notario José Ángel Villalobos Magaña, titular de la notaría número nueve de la Ciudad de México y se suscribió como “Contrato de Fideicomiso Público sin Estructura, Maestro, Irrevocable, de Administración y Fuente de Pago número CIB/3135”.

El contrato fue celebrado por Gobierno del Estado de Oaxaca como fideicomitente y fideicomisario en segundo lugar, por conducto del poder Ejecutivo y a través de la Secretaria de Finanzas, representada por Jorge Gallardo Casas, y por CIBANCO, Sociedad Anónima, Institución de Banca Múltiple, como fiduciario, representado por sus delegados fiduciarios Cristina Reus Medina y Rodolfo Osuna Escobedo.

La primer deuda contratada a través de este fideicomiso ascendió a 690 millones 193 mil 700 pesos con el banco Santander el seis de noviembre de 2018; y tres contratos con Banobras el siete de noviembre de 2018 por montos que ascienden a cuatro 873 millones 160 mil 493.65, dos mil 120 millones 401 mil 654.47 y tres mil 936 millones 345 mil 443.97 pesos.

De acuerdo con el contrato con el que se creó este instrumento con la autorización del Congreso del Estado de Oaxaca para llevar a cabo la contratación de operaciones de financiamiento por conducto del Fideicomiso Público de Contratación, hasta por un monto de 12 mil 301 millones 640 mil 482.76 pesos por el monto total de los saldos pendientes de cubrir respecto de los financiamientos a refinanciar, más los gastos y costos asociados a la contratación de los créditos.

La asociación civil Fundar advierte que en el análisis de la Cuenta Pública 2018 resalta la persistencia de malas prácticas de transparencia, rendición de cuentas y control de los fideicomisos públicos.

Al cierre de 2018, el monto ejercido a través de fideicomisos a nivel federal se incrementó 15 por ciento respecto de 2017, es decir, 115 mil millones de pesos.

“Actualmente, existen 372 fideicomisos a nivel federal que tienen 973, 999 millones de pesos lo que equivale a 4.4 veces la suma del presupuesto de egresos de los Estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero para 2019.

“El 93% de estos recursos, siguen sin tener una estructura propia de fiscalización y seguimiento, por lo que representan un riesgo de opacidad en el ejercicio de los recursos públicos”.

Fundar señala que más allá de las leyes, es importante que las prácticas cambien y es necesario que se publique suficiente información sobre fideicomisos para conocer el destino y uso de sus recursos. A la par, es fundamental un mayor seguimiento y evaluación del cumplimiento de los fines por los cuales se crearon estas figuras para garantizar su utilidad y evitar que estos instrumentos faciliten la posible desviación de recursos y abra la puerta para actos de corrupción.

“Pese a los importantes avances en materia de transparencia presupuestaria y las recomendaciones que la Auditoria Superior de la Federación ha hecho desde hace años, siguen insuficientes los mecanismos de control de los fideicomisos. Prevalecen marcos normativos débiles que permiten un ejercicio de recursos públicos discrecional, opaco y con mínima rendición de cuentas”.

Murat quiere más deuda por 3 mil 500 mdp y otro refinanciamiento por 13 mil mdp

Pese a ello, Alejandro Murat Hinojosa solicitó a los diputados de la 64 Legislatura del Congreso del Estado que le autoricen una nueva deuda pública por un monto total de más de 16 mil millones de pesos; el cual le fue aprobado por mayoría en el Congreso del Estado.

La anterior y más reciente fue de dos mil 562 millones 801 mil 941 pesos pero a través de 133 ayuntamientos del estado, según se informó en la solicitud del mandatario y que fue aprobada por los legisladores locales el pasado 12 de agosto de 2019.

Pero además, el mandatario estatal pretende que los legisladores le aprueben otros 13 mil 101 millones 902 mil 508.56 pesos para el refinanciamiento de la deuda pública; cuando apenas en noviembre de 2018 se le autorizaron recursos hasta por más de 12 mil millones de pesos con el mismo fin.

En esta nueva deuda pública que pretende Murat Hinojosa, según justificó, se destinará a inversión pública productiva considerando que en el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022 (PED 2016-2022) “esta Administración estableció una política social integral que fortalezca tanto la inclusión como la igualdad de oportunidades, al tiempo que dote de los medios para que toda la población ejerza sus derechos sociales”.

De este monto, detalló, 759 millones 220 mil 988.08 se destinarán para caminos y puentes, 16 millones 165 mil 478.70 pesos para electrificaciones y alumbrados, 92 millones 510 mil 787.76 para espacios públicos, 77 millones 179 mil 204 para mercados, 460 millones 754 mil 272.44 para plantas de tratamiento de agua residuales, agua y saneamiento.

Así como 520 millones 84 mil 69.49 pesos para proyectos estratégicos, 50 millones para tecnologías, mil 300 millones de pesos para el “Proyecto de Desarrollo Intraurbano del Oriente de la Zona Metropolitana del Estado de Oaxaca” y 134 millones 85 mil 199.53 pesos para módulos para el desarrollo de infraestructura social. En total suman tres mil 410 millones de pesos.

El gobernador no precisa en que se destinarán los 90 millones de pesos adicionales que solicita al Congreso del Estado.

Asegura que la implementación de 118 proyectos de inversión por los cuales pide se le autoricen tres mil 500 de pesos para endeudar las finanzas públicas de Oaxaca, generará un impacto en al menos 103 municipios, por un monto de tres mil 410 millones de pesos.

En tanto que nueve proyectos tienen impacto estatal y representan un monto mil 914 millones 85 mil 199.53 pesos; 38 proyectos en 46 municipios con alto y muy alto grado de rezago social, por un monto de 435 millones 671 mil 590.10; 43 obras en 49 municipios con alto y muy alto grado de marginación, por un monto de 519 millones 812 mil 565.99 y; 37 proyectos en 28 municipios indígenas, por un monto de 454 millones 362 mil 171.49

Así como 26 obras en 10 municipios de la estrategia E-40 (estrategia de atención a los municipios con mayor incidencia de pobreza extrema), por un monto de  mil 963 millones 726 mil 746.17 y 16 compromisos de Gobierno de obra pública en 13 municipios, con una inversión de 295 millones 134 mil 259.38 pesos.

La solicitud del mandatario fue turnada a comisiones en la sesión ordinario de hoy en la 64 Legislatura del Congreso de Oaxaca, para su análisis y en su caso, posterior aprobación.