Regresivo, arbitrario e injusto el cobro de nuevos impuestos en Oaxaca, afirma economista

Regresivo, arbitrario e injusto el cobro de nuevos impuestos en Oaxaca, afirma economista

28 noviembre, 2019 No Por REDACCION

Como regresivo, injusto y arbitrario, calificó el profesor e investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), Iván Porras Chaparro, el paquete de reformas a la Ley Estatal de Hacienda por medio del cual el gobierno del estado pretende instaurar cuatro nuevos impuestos a partir de 2020 y duplicar el Impuesto Sobre la Prestación del Servicio de Hospedaje.

En entrevista, el especialista sostuvo que las autoridades atentan contra los lineamientos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) al pretender aumentar la recaudación castigando más al sector formal y no a partir de una ampliación de la base tributaria; es decir, por medio de mecanismos que obliguen al sector informal a pagar impuestos.

En Oaxaca, el 75.1 por ciento de la Población Económica Activa (PEA) permanece en la informalidad laboral, debido a que, mayoritariamente, los ciudadanos que integran la base trabajadora no son reconocidos como empleados por las unidades económicas.

El académico reiteró que la OCDE le ha demandado a los gobiernos locales aumentar su base tributaria y no incrementar la carga, una ruta que incluso ha adoptado el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, que no promueve la creación de impuestos, pero que sí perseguirá con mayor rigor a los evasores fiscales en 2020.

Asimismo, reveló que con los cuatro nuevos impuestos que pretende instaurar, el Impuesto Sobre el Ejercicio de Profesiones, el Impuesto sobre la Venta Final de Bebidas con Contenido Alcohólico, el Impuesto sobre la Extracción de Materiales por Remediación Ambiental” y, por último, el Impuesto para la Infraestructura Educativa, además de un aumento de 100 por ciento al impuesto Sobre la Prestación de Servicios de Hospedaje, el gobierno del estado pretende incrementar en 35 o 40 por ciento la recaudación local.

No se justifican

Sin embargo, señaló que ello es “regresivo” en términos de una distribución equitativa no sólo de los ingresos sino también de los gastos, pues las condiciones de desarrollo humano y empresarial que predominan en el estado no serán equitativas con la presión fiscal.

“Se ha vuelto más complicada la justificación de los impuestos porque siguen habiendo marchas, plantones; vías o carreteras en muy mal estado o la delincuencia; no hay una compensación en la cantidad de impuestos en términos de que se pueda justificar ese gasto dimensional. Comienzan las sospechas de que no se justifica el gasto con el tamaño de la recaudación”, indicó el economista.

Porras Chaparro refirió que por el potencial del sector, el impuesto que tiene mayor capacidad de recaudación es el de la Extracción de Materiales por Remediación Ambiental, seguido del Impuesto sobre la Venta Final de Bebidas con Contenido Alcohólico y el Impuesto Sobre el Ejercicio de Profesiones.

Apuntó que el gravamen menos agresivo será el aumento del 100 por ciento del Impuesto Sobre el Hospedaje (que pasaría de tres a seis por ciento); sin embargo, consideró que al momento de una defensa legal, que podría traducirse en la promoción de amparos, los impuestos en los que ve mayor vulnerabilidad de que sean rechazados por la Corte son, justamente, el Impuesto sobre el Hospedaje y el de la Venta Final de Bebidas con Contenido Alcohólico.

Además, el especialista señaló que es evidente que las autoridades locales no realizaron un estudio pormenorizado sobre las consecuencias negativas que podrían traer consigo la implementación de un medida de tal magnitud, pues se podrían traducir en la fuga de contribuyentes, como ocurrió y continúa ocurriendo con el pago de la tenencia, o en un crecimiento aún mayor de la economía informal.

–¿Consideraría, como especialista, que esta medida es arbitraria o injusta?

–Sí y así creo que lo van a ver las personas que tienen las posibilidades de obtener alguna defensa legal.

–¿Cree que ello sea viable?

–Algunos sí y en otros no. Creo que el que van a aprobar es el de daño ambiental; (también) el de profesionistas, porque a pesar de que a la mayoría de las personas que trabajan en gobierno o en empresas formalizadas les va a dañar más, en términos de cooperación y defensa legal común lo veo más complicado; van a ser más amparos individuales que colectivos.

>Existen más colectividad en la parte de turismo, porque el sector es más compacto, al igual que las empresas mezcaleras, porque esto va a encarecer el producto y van a tener menos volumen de ventas; al final, les va a pegar en su ingreso. Dependiendo de las estrategias que adopten, es más factible que pase menos en términos legales.

–¿Cuál sería su recomendación?

–Seguir la tendencia a nivel internacional y con organismos ya establecidos, uno de ellos la OCDE, que claramente establecen que hay que ver la posibilidad de aumentar la base tributaria y tendría que seguir este camino de las recomendaciones y afectar menos la parte del desarrollo y crecimiento. De por sí, en todo el país, al menos el próximo trienio, (la economía) va a estar deprimida y podría afectar más a Oaxaca en términos de su participación recaudatoria.

>Desafortunadamente, nuestro estado está ligado en muchas actividades con otros estados y con el gobierno federal y si se prevé a nivel nacional que va a haber una recesión, es casi seguro que a Oaxaca le pegue más.

Y continuó: “Tal vez ahora no se ve tanto el impacto, pero habría que hacer las corridas financieras y tratar de ver en el valor presente la contribución que pueden hacer estos cuatro nuevos impuestos en comparación de todos los que se van a querer salir; es lo mismo que pasó en la tenencia, cuando la tenencia en otros estados disminuyó a casi cero, el gobierno del estado no adoptó la misma medida y lo que ocasionó es que más contribuyentes se perdieran y que se fueran a otros estados a tratar de conseguir placas y eso afectó las finanzas”.

Agregó que tal fue el daño por el fracaso de la Tenencia, que se tuvo que se ha tenido que refinanciar varias veces la deuda del gobierno estatal en éste y el anterior sexenio.

“Están tratando de ver cómo obtener mayores ingresos, pero la vía no es esa. Si se paga un impuesto, el de profesiones –por ejemplo–, una de dos: o hay más evasión; es decir, ese 70 por ciento de los que no pagan se hace más grande, o más personas van a emigrar hacia otros estados donde el crecimiento y el fomento a la inversión es más acorde con la presión fiscal”, sentenció.