El represor que todo morenista lleva dentro

Por: Dimas Romero González/

El miércoles 6 de mayo, el presidente municipal de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín, se dirigió a los capitalinos mediante un video en el que entre los lugares comunes del decálogo obradorista, lanzó sendas amenazas a quienes cuestionan el carácter clientelar de sus programas de apoyo ante la pandemia del Coronavirus, demostrando así que tienen razón quienes han evidenciado el proceder represivo de la 4T.

En el mencionado video, repitió al pie de la letra el discurso federal acerca del exitoso combate contra el Covid-19, para luego presumir que en Oaxaca se ha mantenido plana la curva de contagio, por la supuesta aplicación de una serie de medidas preventivas, además, resaltó el apoyo de su administración con los programas Alimentario Emergente y Empleo Temporal para las colonias pobres de Oaxaca.

Finalmente, después de las palabras triunfalistas, vino el verdadero objetivo del edil, intimidar e inhibir las críticas a su fallida administración municipal y a la demagógica campaña con que encubre su indiferencia ante la terrible crisis que agobia a miles de oaxaqueños de distintos sectores: “Existen personajes perversos y mezquinos que quieren sacar raja política de esta crisis por la que estamos atravesando, no voy a permitir ni tolerar que con calumnias y mentiras quieran desprestigiar a esta administración municipal…ustedes saben quiénes son y les garantizo que en un futuro cercano, verán cuales fueron sus verdaderas intenciones de atacar esta administración municipal”. Hasta aquí el “modelo” de gobernante “democrático y tolerante” a las críticas de los ciudadanos.

A nombre de más de 60 mil oaxaqueños humildes, quiero decirle al presidente municipal que su cargo le genera obligación con todos los capitalinos, no solo con los que comulgan con su partido político, que el Movimiento Antorchista lleva muchos años de lucha y no nació como suspiro, ni desaparecerá con un simple soplo de viento, como sucede con muchos que apenas ayer eran fieles seguidores de otras corrientes políticas y que el basurero de la historia ya empieza a recibir, por su ineptitud e indiferencia ante las necesidades de la gente en esta pandemia.

No andamos mandando a decir lo que pensamos ni simulando manifestaciones, le ponemos siempre nombre y apellido a quién dirigimos nuestros legítimos reclamos de atención, toda vez que es su obligación constitucional atendernos y permitirnos recibir los beneficios y la ayuda que se brindan con los dineros del erario, al que como todo mexicano, contribuimos con nuestras obligaciones fiscales; pero sobre todo, que los antorchistas no salimos de pronto a denunciar su demagogia y su falsa careta democrática de seudo salvadores del pueblo pobre de México. Lo dijimos antes del proceso electoral en que tomaron el poder y lo decimos ahora con todas sus letras, a pesar de la campaña de calumnias contra nosotros desde el púlpito en que oficia el presidente de la República.

No somos al amanecer hoguera y al atardecer ceniza, Antorcha surgió hace 46 años y desde entonces ha luchado por organizar a los sectores más desprotegidos de nuestra sociedad, circunscribiendo nuestra lucha en el marco legal del sistema jurídico mexicano, haciendo uso de nuestro derecho de organización, representación y petición.

Razón por la cual, a pesar de que, desde las trincheras del poder político de casi todas las expresiones partidistas, se nos ha fabricado una imagen negativa con mentiras y calumnias, millones de mexicanos, reconocen y respaldan a nuestros liderazgos, que se sostienen en el trabajo materializado en obras y servicios que hoy benefician no solo a los antorchistas sino a la población en general.

Por lo tanto, sabemos que las amenazas que indirectamente se lanzan en el video del presidente municipal, son en buena medida producto de la lucha antorchista en las redes sociales, lucha en la que hemos dado voz a miles de capitalinos que fueron marginados de los apoyos municipales en esta pandemia por no ser morenistas, con lo que se demuestra en los hechos que quien saca “raja política” es él precisamente, y para corroborarlo, está el falso discurso con que navega con bandera ajena para atribuirse los créditos por la supuesta exitosa campaña contra el Covid-19. Porque en primer lugar se tiene que decir que no ha existido medida alguna en defensa de los oaxaqueños ante el Coronavirus, pues se sabe, según la opinión de especialistas en infectología y epidemiología, que para enfrentar con éxito la crisis sanitaria, se debió contar con cuatro medidas esenciales: pruebas, rastreo, seguimiento y medición de los infectados.

Sabemos que lo único que se hizo en la entidad y en Oaxaca de Juárez, fue pedirle a la gente, que se encerrara en sus casas, pero sin brindarle el apoyo necesario para enfrentar la crisis, como lo demuestran innumerables hechos, por ejemplo: los brotes de violencia en los que comerciantes y pequeños empresarios abrieron sus negocios en el centro histórico ante la falta de apoyos y la falta de ingresos económicos, o las denuncias de decenas de habitantes de colonias pobres que señalaron que a sus hogares no pasaron las despensas y por si fuera poco, la denuncia en redes sociales de decenas de personas que fueron engañadas con el programa de Empleo Temporal, que fueron citadas en algunos puntos de la ciudad para inscribirse y que nadie atendió ni por teléfono, porque solo se brindó a 500 correligionarios morenistas.

Para terminar, añadimos que las denuncias que hacemos están legalmente justificadas, y que, si nuestros consumados demócratas morenistas no están dispuestos a someterse al escrutinio público, debieran pensar en dedicarse a otro oficio, porque la crítica es el primer requisito de un buen político, que siempre podrá demostrar, en caso de ser necesario, que cumple con sus obligaciones para con sus gobernados. En este caso, basta con que se demuestre que ya se atendió a todos los oaxaqueños por igual y no solo a sus compañeros de partido. Nosotros por nuestra parte, anunciamos que seguiremos nuestra lucha para que sean atendidos nuestros representados como corresponde a todo ciudadano capitalino, ni más, ni menos.

La realidad, que siempre estabiliza las cosas de la vida, dará a los morenistas el lugar que les corresponde, según sus actos de gobierno. Por lo tanto, los antorchistas, seguiremos, como lo hemos hecho durante más de cuatro décadas, luchando con tesón y paciencia por construir una patria más justa, a pesar incluso de los represores vestidos de humanistas. Vale.

 

Comparte esta noticia en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin