Piden reformar Ley de Salud para garantizar seguridad de médicos durante contingencias

La secretaria de la Comisión de Salud en el Congreso federal, Frinné Azuara Yarzábal (PRI), impulsa una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud, para establecer la obligación del Estado a poner en práctica las medidas necesarias que garanticen condiciones de seguridad a los profesionales de la salud que desarrollen su actividad en tiempos de epidemias o pandemias.

El documento afirma que la pandemia de Covid-19 dejó al descubierto la posición precaria en que trabajan médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería, laboratoristas, camilleros, paramédicos, choferes de ambulancia, personal de intendencia y mantenimiento.

Ante ello, consideró que proteger sus derechos garantiza una respuesta más enérgica contra la pandemia que no ha terminado “y debemos prepararnos para segundas oleadas. Hay que cuidar al personal sanitario porque representa una valiosa fuente de información y experiencia profesional”.

Agregó que aquellos profesionales han arriesgado su salud y bienestar, en circunstancias difíciles porque no se les proporcionó ayuda suficiente, ni de calidad; padecen la escasez de equipos de protección individual y muchos de ellos han tenido que improvisar y reconvertir materiales para cuidarse de posibles contagios del virus.

La legisladora priista explicó que su iniciativa, que plantea reformar el artículo 7 de la Ley General de Salud, “permitirá atender los derechos laborales de la totalidad del personal sanitario, independientemente de la naturaleza de su contrato, gozarían de estabilidad en el trabajo y no se preocuparían por la discriminación estructural que hoy persiste”.

Otro beneficio de la reforma, dijo, consiste en proteger a las personas que realizan labores esenciales, las más expuestas a contagios o enfermedades, o bien, las que sufren un accidente laboral podrán recibir una indemnización adecuada, que incluya gastos del tratamiento, no perderían ingresos y dispondrían de los servicios de rehabilitación.

Según cifras de la Secretaría de Salud, hasta el pasado 28 de junio, cerca de 46 mil trabajadores de la salud se han contagiado de Covid-19, 41 por ciento forman parte del personal de enfermería; 29 por ciento médicos; 27 por ciento otros trabajadores de la salud; dos por ciento laboratoristas y uno por ciento dentistas.

La diputada Azuara Yarzábal estimó urgente aprobar la reforma planteada para atender otros problemas que hoy no se toman, como es el aumento del volumen de trabajo y con ellos un incremento de ansiedad y estrés que pueden tener consecuencias negativas para la salud mental del personal sanitario.

Asimismo, consideró necesario reparar todo agravio sufrido por las y los trabajadores sanitarios, al ser objeto de violencia cuando iban a trabajar, en su lugar de trabajo, en su casa, a manos de su comunidad o barrio.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) informó que, entre el 19 de marzo y el 8 de mayo, había recibido 265 quejas sobre discriminación a personal sanitario debido a la pandemia de Covid-19.

Next Post

Deuda de Oaxaca no baja, permanece en 14 mil 554 mdp

mié Sep 9 , 2020
La deuda pública del estado de Oaxaca ascendía hasta el cierre del primer semestre del 2020 a 14 mil 554 millones de pesos, producto de ocho financiamientos que actualmente están en proceso de ser saldados, informó la Secretaría de Finanzas. La dependencia indicó que hasta el 30 de junio pasado, […]