100 Creativos Mexicanos 2020 según Forbes, hay tres oaxaqueños en la lista

 

Es muy difícil pensar en alguien que sea mexicano y no sea creativo. No se puede no ser creativo cuando tenemos tantos colores, tanta tradición; la creatividad corre por nuestras venas”. Thalía, la cantante mexicana que, durante los años 80, 90 y comienzos del nuevo milenio ha causado furor alrededor del mundo, define así la relación de los mexicanos con la creatividad.

En plena pandemia, la artista logró posicionar un reality show a través de redes sociales y lanzar varias canciones cuyas reproducciones en plataformas de streamingse contabilizan por millones.

Sin embargo, el panorama no es el mismo para todos los creadores. El año 2020 pasará a la historia como uno de los más difíciles para la industria creativa. En octubre, el Legislativo mexicano aprobó la extinción de 109 fideicomisos por más 68,000 millones de pesos, una medida que afectó algunos fondos clave para la cultura, como el Fidecine y el Foprocine.

Personalidades comoAlejandro González Iñárritu o Guillermo del Toro han declarado que resulta lamentable retirar apoyos a la cultura en un contexto tan complejo. Tan sólo en el cine, los número son desalentadores: entre mayo y noviembre, asistieron 9.2 millones de personas a las salas de cine, contra 250 millones en el mismo periodo de 2019.

Pero no todo es contracción, pues las plataformas de reproducción en streaming han ganado adeptos alrededor del mundo. Sin embargo, según explica Pablo Cruz, creador de la serie documental Las crónicas del taco, el mayor problema es que esta “racha” para la industria implica la creación de contenido a una velocidad más lenta para un público que demanda (y necesita) cada vez más entretenimiento en formatos novedosos.

El Banco Interamericano de Desarrollo menciona, en su estudio “La pandemia pone a prueba a la economía creativa”, que hoy los principales retos son la pérdida de empleo y de fuentes de ingreso, y la cancelación de proyectos por las restricciones a las actividades masivas. Hacia el futuro, el BID recomienda no eliminar las industrias creativas de la agenda de política pública.

En esta entrega de los 100 Mexicanos + Creativos en el mundo queda demostrado que la industria se enfrenta a un entorno donde los recursos son pocos, pero la necesidad de generar nuevos productos abre oportunidades que antes no existían.

Estos son los oaxaqueños que aparecne en la lista:

Darío Castillejos, el abogado de la caricatura.

Desde la infancia, mostró gran facilidad para dibujar personajes de terceros y de su propia inspiración y, junto con sus amigos, crear fascinantes historias. Darío amplió su talento hasta convertirse en todo un artista gráfico y tiene un andar en diversos medios, como Le MondeLe TempsThe Nation y The New York Times, que le permiten gozar de un merecido reconocimiento fuera de México, donde publica casi toda su obra.

Isabel Sánchez, la última cómplice de Toledo.

Sus primeras influencias artísticas ocurrieron en la cocina. La escultora vivió su niñez en el negocio de su abuela, en donde, atenta a los detalles, aprendió el arte de mezclar, sazonar, probar y experimentar con ingredientes típicos de la región, que, a fuego lento, se convertían en manjares. La inquietud de sus años mozos y la búsqueda de más caminos de expresión artística la llevaron al Taller Canela, donde tenía un espacio el artista Francisco Toledo, “el maestro”.

Yalitza Aparicio.

“La igualdad, la diversidad y la inclusión no las debemos realizar de forma forzada, sólo porque están estipuladas en un reglamento”

EN TWITTER @Yalitazaaparicio

Consulta la lista completa: Forbes
(Esta nota se publicó en Forbes)