Prevén gasto de más de 10 mil 200 mdp en sector salud de Oaxaca 

En medio del anuncio de la no de recontratación del personal eventual de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), de señalamientos sobre la existencia de actos ilícitos al interior de la dependencia y de la demanda del sector médico porque Oaxaca regrese al semáforo rojo ante el aumento de contagios de Covid 19, el Congreso de Oaxaca avaló un presupuesto de más de 10 mil 200 millones de pesos para el sistema sanitario de la entidad.

 

El Presupuesto de Egresos 2021, aprobado hace tres semanas en el Congreso de Oaxaca, estipula un gasto de 7 mil 716 millones de pesos para cubrir las necesidades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), así como 2 mil 331 millones de pesos que serán enviados por la Federación por concepto de la Prestación Gratuita de Servicios de Salud, Medicamentos y Demás Insumos Asociados del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y 222 millones 368 mil pesos para el Programa de Atención a la Salud y Medicamentos Gratuitos para la Atención de la Población sin Seguridad Social Laboral.

 

Los tres montos referidos hacen un total de 10 mil 269 millones de pesos que serán ministrados de manera mensual por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

 

Con esos recursos, el gobierno estatal deberá responder de manera satisfactoria a los requerimientos del sistema de salud, para garantizar una óptima atención hospitalaria entre la población.

 

Los recursos programados para este año, son similares a los que recibió la entidad en 2020, luego de diversas modificaciones efectuadas en el ciclo presupuestal de los SSO, colocaron sus recursos de 2020 en 7 mil 795 millones de pesos, sumados a mil 800 millones de pesos etiquetados por conducto del Insabi.

 

Sin embargo, durante el año pasado existieron múltiples denuncias debido a la falta de insumos para otorgar una atención adecuada, aun en medio de la pandemia de Covid 19.

 

Sumado a ello, hace dos semanas el ex director de Administración de los SSO, David Concha Suárez, reconoció que la dependencia desvía más de 400 millones de pesos al año para pagar la nómina de 2 mil 600 trabajadores eventuales, mecánica que se repite para sufragar el pago de 4 mil trabajadores formalizados y regularizados.