Breaking News

Acreditan violaciones al debido proceso en investigación de Alexander; fue ejecución extrajudicial: DDHPO

0 0

Por Álvaro Morales/Estado20

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) acreditó que tanto la Policía Municipal de Acatlán de Pérez Figueroa como la Fiscalía General de Oaxaca han incurrido en múltiples irregularidades en el proceso de investigación sobre el asesinato del adolescente Alexander Martínez Gómez, ocurrido el nueve de junio de 2020.

Al emitir la recomendación 01/2021, indicó que las irregularidades cometidas en la acción policiaca perpetrada el día de los hechos en la agencia de Vicente Camalote, así como en las indagatorias comenzadas tras el crimen, derivaron en violaciones a los derechos humanos tanto del hoy extinto como de su familia.

En la resolución, también fue tomado en cuenta otro adolescente, amigo de Alexander, que resultó con múltiples lesiones traer caer al suelo al intentar huir, lo que lo mantuvo en estado grave en un hospital.

Entre las anomalías acreditadas por la Defensoría destaca que tras el crimen, perpetrado la noche del nueve de junio, hubo un mal resguardo del lugar de los hechos por parte de la Policía Municipal de Acatlán de Pérez Figueroa –que actuó como juez y parte, pues a pesar de que sus elementos cometieron la agresión fue la encargada de resguardar la zona hasta el arribo de la autoridades ministerial–, lo que impidió la recopilación idónea de elementos de prueba.

Por su parte, la recomendación también acreditó que la Fiscalía General del Estado incumplió con el seguimiento de los protocolos nacionales e internacionales para garantizar el acceso de justicia de las víctimas, como son la realización de peritajes eficientes, resguardar eficazmente la zona de los hechos y omitir la práctica de exámenes periciales a cuatro de los cinco policías que viajaban en la patrulla 023 de la Policía Municipal de Acatlán, a pesar de que éstos fueron señalados por testigos y familiares de haber participado de manera activa en el ataque del joven por medio de la realización de disparos de arma de fuego.

Si bien la Defensoría resaltó que su labor no fue determinar si los funcionarios involucrados son acreedores a sanciones penales, resaltó que sus indagatorias sí desembocaron en la confirmación de que las conductas desplegadas por servidores públicos vulneraron los derechos humanos de la víctima con la manipulación y alteración en la preservación y procesamiento de indicios y evidencias.

El organismo indicó que la Policía Municipal de Acatlán de Pérez Figueroa violó el derecho a la integridad personal por hacer uso ilegal de la fuerza y el derecho a la vida por cometer una ejecución arbitraria o extrajudicial.

De hecho, el organismo descartó que el arma homicida se haya detonado por accidente, como lo argumentó el único policía detenido por el asesinato.

Mientras tanto, resolvió que la Fiscalía ha incurrido en violaciones al derecho a la verdad y al derecho al acceso a la justica, mediante la garantía de una investigación seria, imparcial y efectiva.

“La DDHPO puedo sostener que no se acreditó la legalidad ni absoluta necesidad que motivara accionar el uso de armas letales, ya que no se estaba repeliendo una agresión o peligro real, actual o inminente. Como consecuencia, la grave situación ocasionada fue el resultado de un uso ilegal de la fuerza imputable a la policía municipal”, precisó el titular de la DDHPO, Bernardo Rodríguez Alamilla, en conferencia de prensa.

Ante ello, el organismo emitió 13 acciones que deberán adoptar tanto el Ayuntamiento de Acatlán de Pérez Figueroa, como la Fiscalía de Oaxaca, siempre y cuando acepten la recomendación emitida al respecto.

Entre ellas, se indicó que el Ayuntamiento de Acatlán en coordinación con la Fiscalía de Oaxaca, en un plazo de 40 días hábiles, contado a partir de la aceptación de la recomendación, deben reparar integralmente los daños ocasionados a las víctimas directas e indirectas reconocidas.

Además, en un plazo de 90 días hábiles, contado a partir de la aceptación de la presente recomendación, el presidente municipal de Acatlán de Pérez Figueroa en coordinación con el Fiscal General del Estado de Oaxaca, deben realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad y disculpa pública.

Asimismo, el Ayuntamiento deberá dar vista a la Dirección General de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, para que dicha instancia a su vez solicite a la Comisión de Honor y Justicia se inicie el expediente en el que previo procedimiento en el que se respete el debido proceso, determine las infracciones al régimen disciplinario en que incurrieron los elementos de la Policía la Municipal.

Mientras tanto, la Fiscalía de Oaxaca “por medio de servidores públicos capacitados en investigación penal de hechos constitutivos de violaciones graves a derechos humanos”, deberá continuar con la investigación del caso (carpeta 18130/FCUE/ACLATLAN/2020) y también debe dar vista a la Visitaduría General a efecto de que en 20 días hábiles se inicie el expediente que pueda determinar la responsabilidad administrativa y, en su caso, se apliquen las sanciones a las que pudiera hacerse acreedor el personal ministerial, pericial y de la Agencia Estatal de Investigaciones, entre otros.

Ejecución arbitraria, sin tipificación en Oaxaca

A pesar de que el órgano defensor de los derechos humanos catalogó el crimen de Alexander como una ejecución arbitraria o extrajudicial, aquel delito no existe en el Código Penal del Estado, por lo que el crimen seguirá tipificándose como homicidio calificado.

En ese sentido, el órgano autónomo pidió al Poder Legislativo comenzar las adecuaciones normativas a efecto de incluir en el catálogo de delitos las ejecuciones arbitrarias, “pues la ausencia del mismo impide que este tipo de casos sean analizados, investigados, probados y razonados en su justa dimensión como un acto ilícito de privación de la vida cometido por agentes del Estado en ejercicio y con motivo de la función de proteger a las personas mediante la facultad de hacer uso de la fuerza.

Alexander Martínez era jugador de la Tercera División Profesional promesa del Futbol Mexicano y el día de los hechos se encontraba en casa de su madre debido al comienzo de la pandemia de Covid 19.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %