Breaking News

Caso Yosstop-Ainara / El miedo y la agresión ante el ejercicio de la libertad ajena

0 0

Por Blanca Padilla

Concuerdo con las conclusiones de la youtuber Mujer Luna Bella sobre Yosstop, otra youtuber. Fue formulada tres años antes de que ésta última fuera detenida por describir el video de una relación sexual que, consensuada o no, fue protagonizada por una menor de nombre Ainara, a quien Yosstop juzgó con demasiada dureza.

Antes de ver la publicación de Luna Bella, estuve pensando en cuan terrible es que la respuesta de una sociedad hipócrita y con doble moral hacia quienes ejercen libremente su sexualidad y se muestran dueños o dueñas de sus cuerpos y sus sensaciones sea el linchamiento físico y verbal.

Y es que, para quienes no lo han visto, en el video por el cual está presa Yosstop, al principio se describe como varias chicas golpean a Ainara y le exigen que se disculpe por ejercer su sexualidad y su sensualidad de la forma en la que lo hace. Enseguida, Yosstop habla del video de la relación sexual como el origen de ese linchamiento y con sus palabras prácticamente avala esa acción y con ello detona un linchamiento mediático.

Esta percepción mía es similar a la que plantea Luna Bella, quien llega a la conclusión de que Yosstop tiene algo muy fuerte en contra de las mujeres que viven libremente su sexualidad por una de dos razones: o ha sufrido un trauma muy fuerte con una mujer así o es una puta reprimida. Como los que abiertamente odian a los homosexuales para negar su propia homosexualidad. No sabemos que pase realmente en la cabeza de Yosstop, ella negó ambas posibilidades.

Pero, de acuerdo con los likes del video, hay muchas personas que concuerdan con Luna Bella, una mujer que ha ejercido la prostitución, que ha hecho películas porno, pero que, en su producción se muestra muy humana y sobre todo congruente con lo que piensa, dice y hace.

Por otro lado, también estoy de acuerdo con Luna Bella en que Yosstop, viendo el contenido de su canal y por los escándalos que ha protagonizado, es una persona que fundamenta su valor en posesiones tan efímeras y, por ello, vanas como los títulos, el dinero y la belleza. Yosstop habla de una “patética generación” que se desinhibe y practica una sexualidad desenfrenada; pero ella es la otra cara de esa misma moneda.

A muchos este tema puede parecerles superfluo, un chisme de farándula, pero no, creo que es un grito de la juventud que la sociedad debe atender. No jueces, no fiscales, ellos no arreglarán nada. La sociedad, todos nosotros estamos llamados a actuar ahora o a perder esta batalla.

Los padres y madres permisivos, que actualmente tenemos entre 40 y 50 años y los que vienen atrás, estamos o hemos estado criando a niños débiles, faltos de carácter, dóciles y vulnerables a la manipulación de terceros o a niños y jóvenes soberbios, vanidosos, egocéntricos, personas que en ambos casos no conocen principios y por lo tanto no tienen a qué apegarse, en qué basar su comportamiento, sólo piensan que merecen todo lo agradable sin que haya consecuencias y huyen de lo desagradable, aunque les reporte un bien.

…………………………………..

Como agregado a este artículo, dejo aquí algunos de los principios y valores más importantes que la humanidad ha ido construyendo como guía para acceder a una vida buena y feliz a lo largo de la historia, porque siempre que alguien habla de principios, nos quedamos en blanco, preguntándonos qué son los principios y con qué se comen.

Estos son los principios universales básicos: Derecho a la vida, respeto a la vida, no matarás. Derecho a la libertad. Principio de humanidad: la vida y dignidad de todo ser humano deben ser respetadas y preservadas. Búsqueda del bien común: hacer siempre el bien. Igualdad: los seres humanos somos iguales sin distinción de etnia, género, orientación sexual, nacionalidad, condición social, etcétera. Moralidad: respeto a las normas de convivencia encaminadas a procurar una estabilidad y el sano ejercicio de derechos y deberes.

Lo siguiente se basa en las enseñanzas de Epicteto, maestro de la tradición estoica, pero habla de cómo poner en práctica estos principios comunes a distintas corrientes filosóficas y religiosas, seguramente les suena: conócete a ti mismo, pon la otra mejilla, por sus obras los conoceréis, lo que de la boca sale del corazón procede…

Epicteto nos dice que donde quiera que vayamos estaremos bien si somos fieles a nuestros principios. Eso es algo que nadie nos puede quitar, son nuestras únicas posesiones y nos bastarán donde quiera que estemos y hagamos lo que hagamos.

También señala que cada hombre y cada mujer debe formarse un carácter y una identidad, según a lo que tenga intención de apegarse. Debe decidir qué tipo de persona quiere ser y con base en ello sabrá qué principios seguir. Si piensa que lo que va a hacer está mal, simplemente no lo hará. Pero si piensa que lo que va a hacer es correcto, lo hará, aunque los demás lo desaprueben. No temerá las críticas fuera del lugar. Sabrá vivir siendo él o ella misma y no un remedo de los demás.

Se trata de una batalla contra uno mismo o contra una misma y consiste en aprender a controlar tres cosas: los impulsos físicos, la mente y el ego (el yo). No debemos permitir que nuestros sentidos se desboquen. “El sabio se resiste a los placeres, el necio se hace esclavo de ellos. La libertad no se consigue con la saciedad de lo deseado, sino con la supresión del deseo”, dice Epicteto y nos recuerda a Buda.

Si no somos capaces de resistir nuestros impulsos primarios no podremos gobernar sobre nosotros. Si no somos capaces de resistir ante una copa de vino, ante comida deliciosa pero insana, ante el deseo sexual, etcétera, nos perderemos a nosotros mismos.

Por eso, aconseja Epicteto: siempre que te venga a la mente la impresión de algún placer, no te dejes llevar por ella. Así debes actuar con las impresiones en general. Haz una pausa y deja que el deseo espere un poco. Luego, piensa en estas dos situaciones: disfrutas del placer y luego te arrepientes y te enojas contigo misma o contigo mismo. Ahora compara eso con la alegría y la autosatisfacción que sentirás si te abstienes. El autorespeto que lograrás.

No obstante, dice el maestro, si encuentras que es el momento adecuado para embarcarse en la aventura, ten en cuenta que no deberás sentirte abrumada o abrumado por su encanto, dulzura y atractivo, porque no has sido gobernada o gobernado por el impulso, sino que ha sido una decisión tomada conscientemente. Habrás actuado en congruencia.

E insiste: no te dejes llevar por las apariencias, por tus interpretaciones de la realidad. Entrénate para enfrentarte a las falsas representaciones. ¡Resiste! ¡No te dejes llevar! La batalla es intensa, la tarea divina: alcanzar la maestría en el control, la libertad, la felicidad y la imperturbabilidad.

El ejercicio de la libertad requiere la eterna vigilancia de nuestros pensamientos, antes de que se conviertan en acciones. Luchar contra el ego(el yo), esa vocesita que nos dice: conquista a esa mujer o a ese hombre, compra esa ropa, ve a ese restaurante, gasta en cosas que los demás puedan ver… porque quiere ser aceptada, porque quiere elevarse por encima de los demás y le preocupa lo que los otros piensen.

Quienes acumulan lujo, quienes se vanaglorian de sus logros o de su sacrificio aún no controlan su ego. Sólo cuando controlamos nuestro ego, ganamos libertad. El ego es la fuerza que más nos sabotea. Por tus obras serás conocido. Que no te vean abrazando estatuas, dice Epicteto.

Epicteto aconseja también aceptar las cosas como son: no desees que las cosas sucedan como te gustaría, desea que sucedan como deben suceder.

Nos dice además que la batalla es aquí y ahora. Y es contra uno mismo o contra una misma, que la postergación no es una opción y que nuestro progreso puede salvarse o arruinarse por un solo día o por una sola acción. Por eso debemos vigilarnos como si fuéramos nuestros propios enemigos o nuestras propias enemigas planeando un ataque.

Quien en esta guerra muestra signos de progreso, de acuerdo con Epicteto: no critica, no envidia, no acusa, no culpa, no dice nada de sí mima o de sí mismo para indicar que es alguien o que sabe algo. Si a una persona que está progresando la elogian, ríe para sus adentros de quien tal hace, y si la critican no se defiende. Como alguien convaleciente, cuida de no lastimar ninguno de sus miembros en recuperación antes de que estén completamente firmes. Destierra todo deseo, transfiere su aversión a las cosas naturalmente desagradables que dependen de sí misma o de sí mismo. Sabe que hay cosas que no puede cambiar, porque no dependen de su decisión, pero que hay otras que sí puede cambiar porque dependen de él o de ella.

En cuanto a valores les dejo algunos: Libertad, Congruencia, Honestidad con uno mismo y con los demás, Lealtad, Amor, Amistad, Bondad, Generosidad, Trabajo, Responsabilidad (90% con nosotros mismos y 10% con los demás), Gratitud, Honorabilidad, Cordura, Sinceridad, Congruencia, Asertividad, Cuidado del bien común (de nuestro hábitat), Fraternidad, Solidaridad, Comprensión, Perseverancia, Caridad, Fe, Humildad o aceptación de la Verdad, Paciencia, Tolerancia, Respeto, Prudencia…

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %