Breaking News

CARPE DIEM | ¿Qué es la UABJO?

0 0

NÉSTOR Y. SÁNCHEZ ISLAS

La simpleza de la pregunta disfraza la complejidad de la respuesta. Pocos se la hacen porque, a simple vista, la pregunta parece banal y la respuesta sencilla. Pero no lo es. Veamos.

A partir de una conferencia que tuve la oportunidad de ver en Youtube me hice la pregunta y realicé mis propias reflexiones. Se trata de la conferencia del Dr. Gabriel Pérez Alcalá llamada “Retos de la Educación en el Siglo XXI”. La conferencia está fechada en 2012, pero sigue siendo vigente.

La importancia de las universidades en el desarrollo de la humanidad trasciende en su longevidad. En el año 2088 la Universidad de Bolonia, Italia, cumplirá mil años de existencia. Pocas instituciones, como la iglesia o la masonería gozan de tal vigencia e importancia.

Algunas de las afirmaciones del Dr. Pérez Alcalá: “Es mejor pensar en el futuro con el riesgo de equivocarse que pensar que nada se hizo. La Universidad como Institución social, siguiendo a los funcionalistas sociológicos clásicos, es un conjunto de relaciones sociales entre las gentes con comportamiento previsible y sus objetivos específicos. Sus estudiantes, sus campus, profesores y trabajadores.”

Más que la “máxima casa de estudios” como dice la muletilla, la Universidad es un complejo mundo de relaciones entres sus estudiantes, profesores, trabajadores de la institución y, aunque no debería ser así, de la relación con el poder que se establecen desde la institución con diferentes mafias para apropiarse de sus rentas.

“Una Universidad debería ser un estabilizador político que forme a los líderes del futuro”. Sería lo deseable, sin embargo, al convertirse en refugio de corrientes ideológicas extremas, como el marxismo en sus diferentes orientaciones, nuestra institución es un factor de inestabilidad permanente, misma que se enseña y perpetúa en el comportamiento que aprenden algunos de sus egresados: agitadores, violentos, improductivos y corruptos.

Existen varios modelos de Universidad: el occidental, el chino o el islámico. Es obvio a que modelo pertenece la UABJO y muy importante para planear como debe enfrentar los retos del siglo XXI.

“La Universidad como concepto, su evolución y variaciones. La Universidad como institución social desde el punto de vista funcionalista. La universidad como agente económico, social o político, junto a un pilar social, la empresa o sistema productivo, incluido el gobierno”.

“La sociedad otorga muchas veces a la universidad un papel político”.  Y es el caso oaxaqueño, la universidad es un centro de actuar político como el rector actual, o el exrector y presidente electo de nuestra ciudad con su abierta militancia partidista y la inestabilidad que provocan. Sería mejor que la UABJO, fuera un factor de progreso y conocimiento y no el lastre en que la han convertido.

“En las universidades de Alemania, por ejemplo, solo pueden acceder los más aptos, apenas el 30% de los jóvenes que lo solicitan”, afirma el conferencista. Hubo un tiempo en que la Universidad fue un centro de fomento al conocimiento y, efectivamente, no cualquiera accedía, aunque muchas veces por cuestiones económicas. Masificar la UABJO ha tenido consecuencias, no es necesario detallarlas porque son de sobra conocidas. Es un grave error permitir que quienes no tienen las capacidades le quiten el lugar a quienes si las poseen.

Coincido cuando el Dr. Pérez Alcalá afirma: “La ciudadanía está alejada de la Universidad, sabe poco lo qué es y muchos de los que fueron universitarios, o lo son, no la valoran porque no les cuesta directamente, ni dinero ni esfuerzo acceder a ella y, por tanto, no tienen ningún interés en exigirle.”

Contrasta lo anterior si, por ejemplo, habláramos de futbol, en que de inmediato no solo generaría gran interés, sino que también la disposición de la gente a gastar en su deporte, pero no en su educación.

“El futuro de la Universidad no se llama Google”, sostiene. Hoy en día, con la pandemia de por medio, la urgente necesidad de ganar dinero y el rechazo a la educación formal está llevando a muchos jóvenes a adquirir “competencias” por parte de gigantes tecnológicos que las certifican como si fueran escuelas. Prefieren un curso de unos meses en internet, muy barato, que pasar cuatro años en una escuela. Y tienen razón. ¿Cómo enfrentará la Universidad estos retos?

No hay una sola respuesta sobre lo que es la UABJO, lo que si hay es unanimidad en que es un modelo caduco, una fuente de agitación, un lastre económico e inoperante desde el punto de vista educativo al no proporcionar a sus alumnos las habilidades para insertarse en altos puestos de trabajo porque, debido a la mala fama de la escuela, son comparados y rechazados.

Lo que sí es la UABJO es una institución volcada para la atención de sus trabajadores. Este modelo no produce conocimiento porque los alumnos y la docencia no son prioritarios. No genera conocimiento, produce en abundancia inestabilidad y agitación política.

Twitter @nestoryuri

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %